Iñaki Gabilondo

Provoca un tedio atroz por su encefalo-cardio-espíritu plano. Es el ejemplo perfecto del tipo “apaisado” que lleva a gala representar a la media. Hace muy bien pues es pura media-nía. Gran parte de su éxito radica en que sus seguidores pertenecen al mismo tipo zoológico. En España, los apaisados son legión.

No obstante, hay en él algo ligeramente vertical: su ansia por escalar hasta llegar a la cima, allí, al lado del Poder. A la siniestra de Dios Padre, a poder ser.

Bien, nuestro apaisado lo ha conseguido con creces. Una carrera esforzada en la dura tarea de criticar al Poder, de resultarle incómodo a costa incluso de alguna que otra mentirijilla, le ha llevado, como no podía ser menos, a la cumbre. A departir de tú a tú con los grandes hombres de Estado.

Tal éxito se lo debe a no haber olvidado jamás las dos grandes máximas de nuestro tiempo:

UNA. El Poder es malo y hay que ser siempre muy crítico con él. Pero el Poder es cosa de la derecha, desde los Reyes Católicos hasta el momento. La izquierda no tiene Poder; gobierna, sí, pero con buenos sentimientos.
DOS. Un apaisado es siempre equidistante.

Candela